Divorcios y separaciones: ¿El confinamiento como factor decisivo?

Cada hogar en el que conviven parejas puede presentar ciertos problemas derivados de la convivencia, pero durante el aislamiento, han ido aumentando, siendo esto algo normal, puesto que la situación vivida nos ha provocado a todos/as conflictos por falta de comunicación entre otros.

Por ello, ¿Es posible que aumente el número de divorcios y separaciones tras el fin del estado de alarma?

Según el bufete de abogados Efecto Legal, los/as profesionales de salud mental y abogados/as de familia, se cuestionan si la situación actual podría provocar la aparición de mayores casos de separaciones y divorcios. 

Además, afirman que todos los años al terminar las vacaciones tanto de verano como las de Navidad, muchas parejas y matrimonios toman la decisión de separarse y/o divorciarse, por lo que se prevé que, al finalizar el estado de alarma, se incremente el número de estos acuerdos.

El confinamiento como causa relevante para la separación y/o divorcio.

Pues como nos argumenta el bufete de abogados Efecto Legal, el confinamiento no es la única razón que ha derivado a las separaciones y/o divorcios, sino que más bien, ha potenciado los conflictos y problemas del pasado, haciendo que las personas lleguen a un acuerdo y tomen caminos distintos.

Al mantenernos alejados de familiares y amigos, encontrando a su vez mayor tiempo para reflexionar sobre nuestra vida, y compartiendo un periodo largo junto con los miembros que conviven en el hogar, las personas llegan a decidir si deben seguir por el mismo camino, o tomar lados diferentes. Asimismo, la convivencia durante 24 horas al día no solo ocasiona problemas en la salud derivados del estrés, angustia, y demás, sino que arraiga dificultades sociales, personales y familiares. 

Por lo tanto, es normal que la situación del coronavirus haya afectado en cierta medida a las personas para tomar dichas decisiones, donde la abogada Delia Rodríguez afirma lo siguiente: «Hay que tener en cuenta que esta cuarentena por el coronavirus ha generado un cocktail en el que se mezclan distintos factores como pasar más tiempo juntos en un espacio reducido y que los niños no tengan colegio, lo que cambia las rutinas. También se suma que muchas familias se verán en la triste situación de tener familiares enfermos o ingresados, o de estar atravesando situaciones económicas difíciles por el cierre de negocios o despidos, o viviendo momentos muy estresantes en sus puestos de trabajo» (Bienestar, 2020).

En definitiva, el confinamiento ha sido un factor que ha hecho que los problemas existentes en el pasado se hayan potenciado aún más, aunque, del mismo modo y como comenta Rodríguez, esto puede ser una gran oportunidad para que las familias y parejas salgan reforzadas de esta situación y más unidos/as que nunca. 

¡Disfruta de los pequeños momentos, ve el lado bueno de las cosas!

29 de junio de 2020
Ainoa Echevarría Donate
Alba Martina González Barrera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram