Encerrados/as por salud, perjudicados/as por el aislamiento

Llegamos a estar encerrados durante dos meses por el covid-19 por nuestra salud física, pero… ¿De qué forma estar aislados nos ha perjudicado en nuestra salud emocional?

IPSOS (2020) afirma que “dos de cada cinco personas están impacientes por volver a la vida normal y un tercio está preocupado por su salud”.

Es normal que las personas se encuentren estresadas o agobiadas ante esta situación provocada por la pandemia que está afectando al mundo. Es importante estar bien psicológicamente, por lo que no solo podemos tener cuidado con no infectarnos. 

Una de las diferencias notables entre esta epidemia del COVID-19 y otras epidemias de la historia consiste precisamente en el peso que los componentes psicológicos y sociales están teniendo y en la rapidez de su influencia como afirma el psiquiatra y psicólogo Tizón (2020.)

“En esta situación hemos podido experimentar que lo más contagioso para la humanidad no son los virus, sino las emociones” (Tizón, J., 2020). 

Es cierto que estar aislados sin llegar a conocer que ocurrirá con exactitud en el futuro, provoca sentimientos y emociones como la angustia, preocupación y el estrés. Todo ello es normal, puesto que en nuestra vida cotidiana solemos tener una rutina diaria que seguir, para así poder obtener en un futuro tales beneficios y recompensas. Es decir, nos pasamos la vida planificando y queriendo tener todo bajo control, y ante esta situación, es cuando te das cuenta de que la incertidumbre, y los momentos en los que no sabemos qué podrá ocurrir en un tiempo, no sabemos cómo sobrellevarlo, aumentando así nuestros pensamientos y emociones negativas.

Por ello, debemos llevar el control de éstas y en el caso de que no podamos, es recomendable pedir ayuda. Es normal que nos cueste un poco ya que estamos ante un momento que no se ha repetido anteriormente.

Es importante contar con una serie de recomendaciones para combatir con el estrés provocado por el COVID-19, por ello los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, nos aconseja lo siguiente:

  • Tomarse descansos. Dejando de mirar, leer o escuchar las noticias, ya que escuchar hablar de la pandemia en reiteradas veces puede afectarnos.
  • Cuida tu cuerpo. Haz ejercicios de estiramiento o meditación, trata de comer alimentos saludables, dormir bien, etc.
  • Tratar de hacer actividades de las que disfrutemos.
  • Comunicarse con otras personas.

En definitiva, desde temprana edad, no se nos enseña lo importante que son las emociones, saber expresarlas, y cómo controlar las que pueden perjudicar a nuestra salud. 

Comienza a dejar a un lado los pensamientos negativos, y tampoco tengas miedo de afrontarlos y pedir ayuda, pues eso es un gran paso. Piensa que esto puede ser una gran oportunidad para disfrutar con la familia, para despejar la mente, realizar cosas que nunca podrías haber hecho, e incluso conocerte un poco más a ti mismo/a al descubrir nuevas cosas que te hagan sentir más feliz.

10 de junio de 2020
Ainoa Echevarría Donate
Alba Martina González Barrera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram