Los efectos del COVID-19 en los hogares españoles

Según la encuesta realizada por OCU, la pandemia del COVID-19 nos ha mantenido alojados en nuestra casa, sin poder salir lo más mínimo, lo cual ha provocado la aparición de conflictos entre los miembros de los hogares españoles.

Todo esto es relativamente normal, puesto que, en la mayoría de los casos, las personas que componen el hogar familiar no suelen pasar tantas horas y días seguidos en convivencia. Por ello, para muchas familias, y sobre todo las que conviven con menores, es realmente complicado presentar un clima
armonioso día tras día.

La OCU (2020) expresa que:

“6 de cada 10 hogares en España encuestados afirma que estar encerrados en casa tanto tiempo pasa factura y provoca tensiones… las mayores, una vez más, se refieren los conflictos relacionados con la educación de los menores, en el caso de que los tengan”.

Por un lado, las familias que conviven con niños, niñas y adolescentes sufren estrés al tener que elaborar tantas actividades escolares. Además, muchas de estas familias no cuentan con los recursos necesarios para la realización de las tareas, siendo esto un punto relevante que desencadena un despropósito en la comunicación y relaciones entre los miembros del hogar.

Muchos niños y niñas no tienen los recursos tecnológicos necesarios para poder enviar tareas, realizar trabajos con otros compañeros/as, y tampoco pueden hacer los exámenes como es el caso de adolescentes y universitarios/as. Esto es un inconveniente que impide la flexibilidad que, desde el comienzo de la cuarentena, han prometido en el ámbito educativo. Asimismo, es importante tener una economía suficiente con la que dichas familias puedan contar con internet todos los meses. Muchas veces, se olvidan de la multitud de problemas que pueden vivir éstos/as dentro de su hogar, como violencia de género, doméstica, separaciones y/o divorcios, entre tantos otros que perjudican a la salud emocional, siendo esto un obstáculo igual de importante para la realización de actividades educativas.

Por otra parte, compartir el mismo espacio durante todo el día, es otra situación que provoca disturbios entre las personas del hogar. Compartir las mismas cosas, tener distintos pensamientos y conductas en el confinamiento y sobre este, produciendo así problemas de comunicación.

¿Cómo podemos solucionar los conflictos que se producen en nuestro hogar y reducir el número de problemas?

Para empezar, es importante tener habilidades comunicativas, donde las personas sepan tratar el problema mediante el diálogo, por ello es de total relevancia los siguientes puntos:

  • La escucha activa, no es oír lo que la otra postura nos cuenta, sino comprender lo que nos está transmitiendo, devolviéndole un feedback o respuesta a esta.
  • La empatía, pues no es necesario estar de acuerdo con lo que la otra postura nos afirma que le incomoda, pero hay que ponerse en los zapatos de ésta, y entender porqué puede llegar a sentirse de tal forma.
  • Expresar lo que se quiera argumentar, sin prejuicios y errores como la actitud a la defensiva.

En consiguiente, para poder resolver el conflicto, es necesario:

  • Ser asertivo, es decir, defender nuestros propios derechos de forma respetuosa, conociendo así nuestras responsabilidades hacia los demás, comprendiendo que puede llegar a sentir la otra persona.
  • Analizar la situación calmadamente.
  • Expresar nuestra incomodidad y sentimientos de manera asertiva.
  • Escuchar a la otra postura, comprendiendo como se puede llegar a sentir.
  • Complementar ambas posturas, llegando a un acuerdo que satisfaga a las dos partes, sin recurrir a un bando ganador, sino elegir la mejor alternativa y/o solución para terminar con la disconformidad.

Por último, se debe tener en cuenta que los/as pequeños/as del hogar no son conscientes de lo que está pasando a su alrededor, puesto que su rutina diaria a cambiado radicalmente y son los/as más perjudicados/as. Por ello, es fundamental tratarlos con mucha paciencia, cariño y comprensión.

9 de junio de 2020
Ainoa Echevarría Donate
Alba Martina González Barrera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram