«Coronavirus: ¿Suspendemos las custodias compartidas?»


¿Y ahora cuándo veo a papá/mamá?


Es una pregunta que ha saltado en las cabezas de muchas familias en los últimos días.

Y es que, en estos momentos, el cumplimiento de los regímenes de visitas y custodias se ve envueltos en una especial incertidumbre con las limitaciones que establece el estado de alerta.

En este sentido, la psicóloga Martina Morell Gonzalo realiza una reflexión sobre cómo la situación sanitaria que estamos viviendo puede llevar al límite a las familias separadas/divorciadas con hijo/as, en las que surjan conflictos en la relación entre los progenitores. ¿Lograremos ponernos de acuerdo?

Aquí, el bienestar del/la menor visto desde la perspectiva médica, está claro: «Un niño que va de casa en casa es un factor de contaminación importante».

Martina nos pone un claro ejemplo:

«Juanito de cinco años convive en casa de mamá con su madre, la pareja de su madre y María de ocho años, hija de la pareja del padre cuando viene a visitarlos. Juanito tiene custodia compartida con papá, María visitas de fines de semana alternos y dos tardes intersemanales. Este fin de semana, han coincidido todos, y además la mamá de Juanito trabaja en un supermercado , un trabajo que se han convertido en lo más parecido que hay en este país en ir a la guerra. Pongamos que el papá de Juanito es funcionario y ahora trabaja en casa. Pues bien, Juanito, que ha recibido una posible carga vírica y no lo sabe nadie, sale de casa de mamá a la de papá el lunes, y María hacia casa de su madre. Habría que saber que parejas tienen los respectivos padres de cada uno, si conviven con más niños y que trabajos tienen, pero en fin, que el contagio, de producirse sería exponencial. No tiene ningún sentido prohibir las clases, encerrarles en casa, negarles al parque y exponerlos de esta manera luego de casa en casa para seguir siendo políticamente correctos y que no se sienta ofendido nadie«.

En resumen: la recomendación más adecuada a la situación sanitaria sería suspender visitas y custodias compartidas, durante la cuarentena. Pero, ¿y qué pasa con el derecho del/la menor a estar con su padre/madre mientras dure la cuarentena?

Aquí, Martina es clara: «Debería imperar el sentido común y que los padres pudieran ponerse de acuerdo», y resume una serie de puntos en los que desde el punto de vista de los hijos e hijas:

«1- De las zonas más afectadas a las menos afectadas. Aunque colectivamente no es lo mejor, a nivel individual es evidente que cualquier padre con dos dedos de frente lo haría.

2- El trabajo de los padres, ¿quién tiene que salir de casa? ¿quién tiene teletrabajo? Puesto que este es el factor de transmisión más importante en este momento, es el que se debería priorizar.

3- El espacio. En condiciones normales, la forma de las casas no importa mucho, siempre que sean viviendas habitables y dignas. No se daba custodia a un padre por tener piscina, no más faltaba. Pero en estas circunstancias donde los niños van a pasar encerrados como mínimo quince días y previsiblemente bastante más, tener una pequeña terraza se convierte en un lujo necesario, lo sé por experiencia.

4- Si hay más niños. Más niños juntos, más riesgo y más trabajo, pero también más diversión. Sería aconsejable no dejar niños aislados, mejor si pueden pasar estos días con otros niños.

5-El número de miembros de la familia, sobre todo si hay adultos mayores en la casa, que son los que más riesgo corren«.

La conclusión resulta evidente: PACIENCIA.

«Yo aconsejaría a los padres paciencia y que piensen en términos médicos y de salud física y mental de los niños por encima de todo, sin tener en cuenta quien sea el custodio habitual».

«Vale más perder una discusión y quedar como un idiota, que exponerse a un virus que no tiene tratamiento específico».


Martina termina con unas pequeñas recomendaciones de cara a, una vez llegado a un acuerdo sobre cómo gestionar la custodia, cómo llevar el contacto con el/la otro/a progenitor/a: «Los niños deberían mantener un contacto asiduo con el otro progenitor, ya que la tecnología lo permite. Fomentar que los niños tengan relación y hagan actividades con el progenitor que no está presente, aunque sea por videoconferencia. Más vale un cuento virtual que ninguno. A ser posible todos los días a las mismas horas, siguiendo una rutina que normalice la situación y tranquilice a los niños».

¿Y tú? ¿Qué vas a hacer por tus hijo/as?




Puedes leer el artículo original en el siguiente enlace:
https://psicologialegalreus.com/coronavirus-suspendemos-las-custodias-compartidas/




17 de marzo de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram